CONFLICTO LABORAL LA RODA (AB): El primer borrador del Acuerdo Marco 2012-16 -> Nochebuenas a 36 euros brutos el turno.

32

Son las once de la noche del 24 de diciembre de 2012. Hace un frío negro y no se ve un alma por la calle. El coche de la Policía Municipal deambula por el pueblo a veinte por hora. El que conduce piensa en lo mayor que está su madre, en si esta habrá sido su última Nochebuena; el copiloto, que otro año más se pierde la cara de sus hijas cuando el cuñado aparece vestido de Papá Noel. Cuando se presentaron a la oposición sabían que estos turnos intempestivos iban a formar parte de sus vidas, que iban en el sueldo… a 36 euros brutos desde el 1 de julio de 2012. El itinerario zombi les lleva a pasar por casa del alcalde. Salen luces de las ventanas y los polis de su ensoñación melancólica, y visualizan al jefe al otro lado de la ventana, rodeado de los suyos, sorbiendo almejas de carril. “Sube un punto la calefacción”, le dice el que conduce a su compañero, y el coche se pierde en el frío negro del pueblo a la espera de que vayan terminando las cenas, los jóvenes salgan a celebrarlo y empiece a sonar el teléfono: una hostiacina, una gota comatosa, uno que le ha dado a otro por detrás, el chulito que saca la navaja. Nochebuena a 36 euros brutos el turno.

Cuántas veces no habremos dicho eso de “Lo pienso y me pongo malo”. Nuestros municipales pensaron en la Nochebuena de 2012, se pusieron malos y no pudieron ir a trabajar el pasado fin de semana. Las Nochebuenas y Nocheviejas a 36€ brutos el turno provocan diarrea y vómitos y las noches de los sábados a 24 euros brutos el turno, mareos y dolor de cabeza.

Técnicos Municipales de Asuntos Prescindibles

La sensibilidad física (y espiritual) de nuestros municipales está a flor de piel por un asunto tan aparentemente trivial como que Policía y Ayuntamiento comparten espacio físico. El roce, además del cariño, hace de espabiladera y nuestros agentes ven y escuchan más que cualquiera de los que no vivimos en el Consistorio, y el saber siempre lleva a la duda y a hacerse preguntas, y estos curiosos agentes se preguntan, por ejemplo, que por qué hay medio centenar largo de empleados a cargo del Ayuntamiento que no son funcionarios, y al estudiar la oferta recogida en el primer borrador del Acuerdo Marco 2012-16 de trabajar una Nochebuena por 36 euros brutos cruzan datos y se preguntan si no sería más conveniente recortar en Técnicos Municipales de Asuntos Prescindibles antes que en sus complementos.

Los municipales entienden, como entiende mi madre que las sardinas no cuestan lo que la merluza, que una noche o un festivo no se puede pagar a precio de sardina. No hablamos de finiquitar privilegios insostenibles e injustificables del funcionariado como días moscosos o almuerzos mosquitosos, hablamos de recortar la dignidad de un colectivo al ofrecerle trabajar una Nochebuena por 36 euros brutos, mil duros limpios. Y luego dirá Rajoy que España no es Uganda, aunque no es este sitio de debates nominalistas.

¿No había conflicto?

Está muy enfadado el alcalde. Cómo estará de enfadado que le ha tenido que dar la razón a CRÓNICA DE LA RODA. Hace unos meses, cuando este humilde medio alertaba de que el pueblo se había quedado varias veces sin servicio de Policía Municipal por repentinas bajas provocadas por retrasos en los pagos, se nos dijo de enviados de Moscú para arriba. De conflicto con la Policía nada, decía el equipo de Gobierno en sus micrófonos favoritos, ha sido mala suerte, casualidad, Bob Esponja.

El pasado lunes, y cito de la nota de prensa del Ayuntamiento, Vicente Aroca apuntó que no era “la primera vez que ocurre circunstancias [sic] de este calibre”, y más adelante “insistió que [sic] no es la primera vez que se produce este tipo de conducta”, dejando así con el culo al aire a los miembros de su equipo de Gobierno que en su día desmintieron el conflicto entre policía y Ayuntamiento y lo que es mejor, dándole la razón a este humilde medio, cosa que ha tenido que resultarle harto dolorosa.

Según esa misma nota de prensa, Vicente Aroca “apuntó que la seguridad de nuestros vecinos y su responsabilidad [la de la Policía Municipal] como profesionales y miembros del orden que se deben a la salvaguarda de la ciudadanía debe estar por encima de todo lo demás”.

Efectivamente, si la salvaguarda de la ciudadanía debe estar por encima de todo lo demás, habrá que priorizar los escasos recursos del Ayuntamiento en nuestra seguridad a tiempo completo, cosa que cuesta dinero, y recortar en pantallas informativas de horarios de Julieta, en Técnicos Municipales de Asuntos Prescindibles que fundamentalmente aportan agradecimiento electoral cada cuatro años, en cargos de confianza, en los sueldos del equipo de Gobierno, en alumbrado eléctrico encendiendo velones donde hay farolas, cualquier cosa antes que echar a los pies de los caballos a la Policía Municipal para tapar una desgracia de gestión.

De aquellos casi noventa mil euros al año por cerrar los parques, estos policías rebeldes.