RECORTES EN LA POLICÍA LOCAL: INSÓLITO La Policía Local de Chiva recorre 30 kilómetros para echar gasolina

71

Los coches patrulla y los vehículos de la brigada tienen que repostar en Vilamarxant pese a que hay tres gasolineras en el municipio

http://www.lasprovincias.es/v/20121223/comunitat/policia-local-chiva-recorre-20121223.html

La Policía Local de Chiva recorre 30 kilómetros para echar gasolinaLa Policía Local de Chiva tiene que recorrer casi treinta kilómetros si quiere llenar de combustible el depósito de gasolina de los coches patrulla. El mismo recorrido tienen que hacer los miembros de la brigada municipal para poder circular con sus vehículos. Treinta kilómetros es la distancia que separa, en un recorrido de ida y vuelta, Chiva de Vilamarxant.

La situación llegar a ser surrealista cuando en el municipio hay varias estaciones de servicio. El Ayuntamiento tiene un acuerdo con la marca Cepsa, que le ofrecía unas condiciones ventajosas en el suministro de combustible incluido un aplazamiento en el pago.
En Chiva existía una gasolinera de esta petrolera que desde hace unos meses está cerrada. Desde ese momento, la Policía Local y los miembros de la brigada han iniciado su particular peregrinaje por varias estaciones de la marca Cepsa para poder llenar los depósitos de los vehículos municipales.
En estos momentos, se reposta en la estación de servicio que hay en la salida de Vilamarxant por la carretera de Ribarroja. Desde la base de la Policía Local, ubicada en el polígono La Pahílla de Chiva, la distancia aproximada es de 15 kilómetros de ida y otros tanto de vuelta. Además, el pueblo se queda desasistido con la salida de la patrulla de la Policía Local para repostar gasolina. Lo que suelen hacer los agentes es quedarse uno en el casco urbano e ir el otro a la gasolinera.
La situación ha sido tan rocambolesca que incluso se ha ido a repostar a una terminal ubicada en el término de Quart de Poblet, pasando el aeropuerto de Manises, que también ha cerrado. La distancia que recorría un vehículo municipal era de 50 kilómetros aproximadamente sólo para repostar. Una estación de servicio en el polígono de l’Oliveral de Ribarroja y otra en Cheste junto a los terrenos de la Universidad Laboral han sido otras estaciones de servicio por las que han peregrinado los policías locales y el personal de la brigada municipal para echar carburante.
El concejal delegado de Coordinación de Servicios de la Brigada Municipal, Antonio Celda, confirmó a LAS PROVINCIAS que los vehículos municipales tienen que realizar decenas de kilómetros para poder llenar de carburante sus depósitos. «Ahora es cierto que estamos recargando gasolina en Vilamarxant, donde está la gasolinera Cepsa más cercana», explicó Celda, que apuntó que el Ayuntamiento tiene un convenio con la firma «en unas condiciones ventajosas».
Al cerrarse la estación de servicio de Chiva se han tenido que buscar alternativas. La cuestión es si compensa hacer cientos de kilómetros fuera del término municipal a pesar de las condiciones más ventajosas de la petrolera.
Celda reconoció que se está negociando con estaciones de servicio del municipio para poder echar gasolina sin tener la necesidad de hacer treinta kilómetros. En Chiva hay dos estaciones de servicios más de otras petroleras «y otra que es de la cooperativa con la que también hemos hablado para poder llegar a un acuerdo y echar así gasolina», apuntó Celda.