CONFLICTO LABORAL: POLICÍA LOCAL CAZALEGAS MANTIENE UN CONFLICTO ABIERTO POR LA IMPOSICIÓN DEL ALCALDE DE SUS CONDICIONES LABORALES

103
Los cuatro policías locales de Cazalegas se encuentran de baja médica desde la primavera. El alcalde, de IU, asegura que es un «complot» de los agentes contra el Ayuntamiento

 Si un ciudadano llama al teléfono de la Policía Local de Cazalegas 651042066, como hizo ayer ABC, le atenderá personal del Servicio de Emergencias 112, que recogerá el aviso y dará traslado a los agentes, según la información facilitada por el operador. Sin embargo, ese aviso será derivado finalmente a la Guardia Civil, ya que los cuatro miembros de la Policía Local de Cazalegas se encuentran de baja médica «por enfermedad común» desde la primavera, y desde entonces cobran íntegro su sueldo -algo más de 1.400 euros-.

En menos de tres semanas, la seguridad de los vecinos de esta población, en la que viven unas 2.500 personas, pasó a depender exclusivamente de la Guardia Civil. El día 20 de mayo se dio de baja el primer policía local, al día siguiente no fue a trabajar un segundo agente y el 22 del mismo mes, un tercer miembro. Finalmente, el único policía que seguía en su puesto cogió la baja el 10 de junio. Desde entonces, la Policía Local está inoperativa.

El alcalde, Amando Blanco, de IU, asegura que se trata de un «complot» contra el Ayuntamiento por un conflicto laboral, asunto en el que ha habido denuncias por injurias y hay abierto un expediente sancionar contra los cuatro agentes por enviar un escrito al consejero de Presidencia y Administraciones Públicas de Castilla-La Mancha, Leandro Esteban.

Cambio radical

Esta historia de desencuentros se remonta a junio de 2011, después de las elecciones municipales. El alcalde explica que, cuando llegó al cargo, la Policía Local no tenía horario de trabajo ni había un cuadrante. Además, el convenio laboral contempla el pago de 30 euros por cada hora extraordinaria, aparte de días libres. «Todo lo cortamos radicalmente -asegura el alcalde-. No se les pagan horas extraordinarias porque no se puede. Se les puso un horario laboral: de lunes a viernes, dos policías trabajarían de 7.00 a 15.00 horas y otros dos, de 15.00 a 22.00 horas. Además, dos de ellos tendrían que estar de servicio cada sábado hasta la 13.00 o 14.00 horas. Y deben informar por escrito del uso que se da en cada servicio al único coche que tiene la Policía Local, para llevar un control de los kilómetros que hace el vehículo y el combustible que gasta».

Los cuatro policías locales buscaron amparo en el consejero de Presidencia y Administraciones Públicas de Castilla-La Mancha, Leandro Esteban, a quien enviaron una carta el pasado mes de enero en la que le explican, a modo de introducción, la situación política en el Ayuntamiento de Cazalegas. «A qué necios votarán los ciudadanos de Cazalegas en las próximas elecciones, si es que les quedan ganas de acudir a votar», se preguntan. También cuentan a Leandro Esteban las «medidas de presión más absurdas» que había tomado el alcalde «para que cambiemos de trabajo o por lo menos de municipio en el que trabajar». Según los agentes, hubo un cambio de cuadrante «sin previo aviso», que incluía hasta 18 turnos de noche al mes para cada trabajador, el incremento de la jornada de trabajo (solo para la Policía), turnos de noche con un solo policía, descanso entre turnos de 2 horas y media y otras barbaridades».

Luego vinieron más cambios de turno «totalmente injustificados», según los agentes, con el «único objetivo de desgastar psicológica y físicamente a los trabajadores, que éramos incapaces de mantener una vida laboral y familiar adecuada». Esto supuso, «como no podía ser de otra manera», la baja laboral de los policías locales «por motivos de ansiedad y estrés», según los agentes. El alcalde recuerda al hilo que un policía estuvo 354 días de baja médica y otro más de 90.

En su carta al consejero de Presidencia y de Administraciones Públicas, los agentes no pasan por alto que desde el 1 de enero de 2012, y para ahorrar combustible, las patrullas se realizan a pie y el vehículo policial, por orden del alcalde, debe permanecer durante el día estacionado frente al Ayuntamiento, a doscientos metros de las dependencias policiales. Y también citan la obligación que tienen de informar por escrito a Amando Blanco sobre la actuación practicada con el vehículo policial. A juicio de los agentes, «lo único que se consigue es que la vigilancia del municipio y del término municipal sea insuficiente, a la vez que se multiplique por 8 el tiempo de atención de las incidencias».

Asimismo, los agentes denuncian que se ha retrasado «sin motivo» la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) al coche policial durante cuatro meses, al igual que los cambios de aceite. Y que, entre sus funciones desde el 1 de enero, la Policía Local debe repartir personalmente las felicitaciones del alcalde a todos los empadronados en el municipio el día de su cumpleaños, algunos de ellos a 10 kilómetros de Cazalegas. «Si (el vecino) no se encuentra en su domicilio, debemos repetir la acción hasta en tres ocasiones; y si no conseguimos entregársela después del tercer intento, la dejaremos en el buzón», explican los policías.

En marzo, el director general de Protección Ciudadana, Antonio Puerto Gómez, envió una carta al alcalde en la que le recuerda que, según la ley, entre las funciones de la Policía Local no se encuentra la de repartir felicitaciones de cumpleaños, por lo que recomienda a Amando Blanco que «debería de abstenerse el Ayuntamiento de encomendar a sus agentes acciones no encuadras entre sus funciones, si así se estuviere haciendo como se denuncia en el escrito remitido».

Ante la falta de agentes, el reparto de las felicitaciones lo hacen ahora otros funcionarios del Ayuntamiento, pero el alcalde avisa que los policías locales volverán a encargarse de esta tarea. «Nadie me dice que no puedan hacerlo. No hay una ley que lo indique», asegura.

El uso de armas

Sobre la actual baja médica de los cuatro agentes, el Ayuntamiento ha tratado de averiguar qué tipo de enfermedad padecen, pero desde Inspección médica solo le responden que se trata de «enfermedad común». El alcalde justifica este interés del consistorio por los comentarios de los agentes en su carta al consejero Leandro Esteban acerca de los motivos de bajas anteriores por «ansiedad y estrés». «Estos señores tienen armas reglamentarias y habrá que saber si la enfermedad que padecen es compatible con el uso de armas», señala Blanco.

Entretanto, podría verse luz al final de túnel. Después de un año y medio de negociar el nuevo convenio con el sindicato UGT, el equipo de Gobierno parece haber llegado a un acuerdo, según dice el alcalde. Pero, por el momento, la Guardia Civil es la única que vela por la seguridad de los vecinos y visitantes de Cazalegas y su embalse. «A la Policía Local no la echamos de menos -asegura Blanco-, porque tenemos una Guardia Civil chapó. Rompo una lanza en favor de este Cuerpo y los ayuntamientos deberíamos aportar el dinero que necesitase la Guardia Civil. No me importaría cambiar el presupuesto municipal y ampliarlo para dar una cantidad de dinero a la Guardia Civil».

http://www.abc.es/toledo/20130728/abcp-policia-baja-20130728.html