CONFLICTO LABORAL MÉRIDA: EL AYUNTAMIENTO ABRE EXPEDIENTE INFORMATIVO POR LAS BAJAS DE LA POLICÍA LOCAL

62
«No permitiremos ningún chantaje encubierto». El portavoz municipal, Fernando Molina, mostró ayer la postura del Gobierno local ante lo ocurrido el pasado sábado día 5 en la Cabalgata de Reyes, cuando doce agentes de Policía Local no acudieron a trabajar alegando problemas de salud.
Además de los 16 efectivos del turno ordinario, ese día estaba citada a trabajar una sección especial, de la que faltaron doce agentes y solo se presentó un subinspector. Dos de los funcionarios anunciaron su baja el día 3, mientras que el resto avisó que no acudiría a trabajar el mismo día 5, según el equipo de Gobierno.
Ante estos hechos, la Junta de Gobierno Local ha decidido abrir expediente informativo para aclarar lo sucedido. Este instrumento, recogido en el régimen disciplinario de los trabajadores públicos, puede ser un paso previo a un expediente disciplinario.
Molina apuntó que el Gobierno local cuenta con la legitimidad de las urnas para tomar las decisiones que considere adecuadas para garantizar la prestación de los servicios municipales. En el caso de la Policía Local, la supresión de las horas extras y el cambio de jornada se enmarca en la política de contención del gasto público, tal como exige el Gobierno central. El portavoz municipal recordó que este tipo de medidas afectan a todos los trabajadores municipales.
«No queremos confrontación, queremos acuerdo», afirmó Fernando Molina. Pero también señaló que «tenemos la ciudad de Extremadura con más policías locales», al tiempo que acusó a ciertos agentes de tratar de «ganar más dinero por un chantaje encubierto».
Mejorar la seguridad
El portavoz municipal recalcó que la intención del equipo de Gobierno es garantizar la seguridad de los asistentes a este tipo de eventos. En la misma línea, Molina anunció que se ha acordado que los camiones que participen en próximas ediciones de la Cabalgata de Reyes cuenten con un dispositivo para evitar accidentes como el ocurrido el pasado sábado en Málaga, donde un niño perdió la vida en el desfile de los Reyes Magos.
Este sistema consistirá en instalar un faldón en los camiones con una plancha de material resistente, que pueda ser cubierto con tela, para proteger las ruedas y los bajos de los vehículos.