Conflicto Ciudad Real

73

MANIFIESTO POLICIA LOCAL DE CIUDAD REAL

En primer lugar me vais a permitir dedicar unos segundos a todas las personas que de una forma u otra están ayudando y sufriendo la situación que como policías locales de Ciudad Real nos toca vivir.

A todos, esposas,  maridos e hijos, amigos y amigas de la plantilla, compañeros de otros cuerpos, compañeros trabajadores del Ayuntamiento de Ciudad Real, agradeceros vuestra compañía durante este trayecto que acabamos de empezar. Quiero solicitar vuestra ayuda una vez más, en los momentos en los que el abatimiento nos oprima y parezca que nos quedamos sin fuerzas, momentos en los que vuestras palabras de apoyo servirán para darnos alas y no cesar en el empeño.

El camino empezado hace unos días con el plante en el Pleno Municipal, se ha visto hoy reforzado con vuestra masiva presencia en este acto pacífico que se ha desarrollado por las calles de nuestra ciudad.

Con este paseo hemos intentado expresar y dar a conocer a nuestros vecinos ciudadrealeños nuestro enfado por las múltiples anomalías existentes en nuestro trabajo provocadas por nuestros dirigentes.

Empezaremos por lo más grande, nuestro edificio, anticuado y por encima de todo, falto de espacio y de las necesidades mínimas que requiere una Jefatura de una capital de provincia. Estamos hablando de no poder separar la ropa seca de la mojada, de no saber donde se van a colocar las taquillas de los futuros agentes que se incorporen a la plantilla, de cables sueltos, de cocheras sin ventilación con alta concentración de CO2, de oficina y salas de atestados carentes de los más básicos elementos de accesibilidad para personas discapacitadas, de mobiliario totalmente anticuado y que ni tan siquiera reúne las características mínimas exigidas por la Ley de Prevención de Riesgos. Una auténtica vergüenza para la Jefatura de Policía Local de una ciudad que ha pasado a ser reconocida como ‘Gran Ciudad’.

La flota de vehículos también es objeto de nuestras críticas, reconociendo que la misma ha mejorado en los últimos meses, queremos poner de manifiesto que algunos de nuestros coches patrulla han sido adquiridos de segunda mano y otros se encuentran en muy mal estado, necesitando revisiones integrales por razones de seguridad.

Uno de los elementos más importante en nuestro trabajo son los transmisores, si, esos pegotes que llevamos colgados de la cintura y que muchas veces fallan. Son esos elementos que cuando estamos solos en la calle (digo solos, de uno en uno, sin pareja) y fallan, nos dejan en una situación de inferioridad que en múltiples ocasiones es contrarrestada por el celo y profesionalidad de los integrantes de la plantilla.

Cada día que pasa y me cruzo con algún compañero veterano, recuerdo en pasado aquellos días en los que se nos prometió pagar nuestros trienios como grupo C y que íbamos a regular la segunda actividad para nuestra profesión de riesgo, con la finalidad de evitar complicaciones a nuestros mayores, ya que pobrecillos de ellos, ya habían hecho mucho por la sociedad. Pues bien, lo último ha sido ofrecer que a partir de los 56, les van a tirar en un cruce, asumiendo funciones de agente de movilidad. Viva la mejora y la brillante cabeza que ha discurrido esa iniciativa.

Señora Concejala de policía, al segundo día, no les van a entrar los pies dentro de las maravillosas botas que nos ha comprado, eso es una muestra más de la incompetencia que se gasta este ayuntamiento con usted a la cabeza.

Queremos una formación continua seria y profesional. No queremos cursos ‘pachangueros’ cargados en un CD con 100 o 150 folios que buscan la única finalidad de generar créditos y volúmenes de horas lectivas que todos sabemos son falsas.

Queremos orden y organización en Jefatura con el reparto de los medios humanos de forma coherente y no al antojo de uno. Que nunca más pueda haber un solo coche de servicio para toda la ciudad. Recuerda compañero, cualquier día, ese único coche de patrulla puedes ser tú.

Queremos disfrutar con nuestras familias nuestros días libre, nuestros asuntos propios, los cuales a fecha de hoy, se deniegan con demasiada facilidad y careciendo de criterios coherentes.

Queremos que el precio de la noche sea acorde al siglo XXI. Todo el mundo debe entender que realizar una noche por 12€ es precio de…. Mejor me callo, no pretendo ofender. A ese precio llegará el día en el que no haya agentes para llenar ni tan siquiera el coche que antes citaba.

Queremos una bolsa de horas extras de la que se pueda surtir la jefatura sin tener que mendigar telefónicamente la presencia de agentes en los servicios extraordinarios y, con ello, poder incrementar nuestra triste y pobre nómina.

Queremos un sueldo justo, acorde a los tiempos que vivimos y a nuestra responsabilidad y peligrosidad. Un sueldo con el que pueda hacer frente a la hipoteca, la ropa de los chicos y un regalo para mi mujer en el día de la madre, que este año se ha quedado sin el, por que entre el seguro del piso, el impuesto de circulación del coche, la letra del préstamo personal, el impuesto de bienes inmuebles y la declaración de la renta, la cuenta bancaria ha quedado con pulso tan débil, que creo que ni con el desfibrilador que nos han dado en jefatura para salvar vidas, vamos a sacarla adelante.

Queremos que muchos compañeros no tengan que doblar turnos y hacer 16 horas continuadas de servicio para que les paguen 8 como extras y así poder hacer frente a los gastos de primera necesidad que tiene una familia.

Queremos los exámenes de las plazas de Oficial, subinspector e inspector ya, no queremos que la convocatoria se pierda en el tiempo, no queremos que bajo la presión de tener los exámenes cerca se pretenda cerrar la boca a toda la plantilla aquí presente.

Creo que con todo los expuesto, ha quedado probado que la situación de nuestra jefatura es preocupante, muy preocupante.

Nuestro tono de diálogo siempre ha sido correcto, nunca hemos elevado nuestra voz por encima de nadie, pero llegado este punto y ante la inoperancia de nuestro superintendente y la incompetencia de nuestra concejala solo nos queda una cosa por decir:

¡¡ORGANIZACIÓN YA!!

¡¡SUPERINTENDENTE DIMISIÓN!!

¡¡NO MÁS INSULTOS, NO MÁS MENTIRAS!!

¡¡AGUIRRE DIMISIÓN!!

Antes de terminar con nuestras demandas, quiero dar un toque de atención a nuestro actual jefe accidental.

Llevas unos doce días en el puesto y la has liado dos veces. La primera arrancando la cartelería colocada en jefatura, en nuestro puesto de trabajo, colocada por dos representantes sindicales, cuyo único contenido era el reivindicar la mejora de la situación en la que nos encontramos. Si las verdades por escrito escuecen, ¡ajo y agua!, pero no vuelvas a vulnerar nuestros derechos sindicales ni los de cualquier otro compañero y si informas, hazlo de verdad a las más altas esferas municipales o judiciales, como te dijimos están perfectamente identificados los autores de esa pega de carteles.

¡¡ACTÚA O CALLATE!!

Tampoco queremos pataletas de niño chico porque alguno de los mandos de jefatura se niega a obedecer tus órdenes manifiestamente ilegales. Mira, para no equivocarnos, ¡DIOS! en el cielo y los mortales en la tierra, no te creas ¡Dios! por momentos ni hagas barbaridades para justificar productividades, el que vale, vale y si no, al montón.

A cambio de todo lo solicitado nosotros también debemos ofrecer algo, nuestra profesionalidad, integridad y compromiso con todos y cada uno de los habitantes y visitantes de nuestra ciudad.

Ciudadrealeños, cuando verdaderamente y con carácter urgente con motivo de alguna catástrofe o calamidad se necesita policía en nuestra ciudad, no es necesario que nadie nos llame, nosotros solos y voluntariamente estando fuera de servicio nos personamos en la jefatura de policía para colaborar como y donde haga falta.

También deseamos que se entienda que dentro de nuestras funciones está la desagradable de formular denuncias por infracciones administrativas, faltas y delitos, pero donde verdaderamente disfrutamos, es cuando podemos mostrar nuestra cara amable colaborando y ayudando a nuestros vecinos en todo cuanto podemos.

Ese es nuestro compromiso con la ciudad y sus habitantes, calidad profesional y entrega personal.

Compañeros y compañeras, familiares, amigos y amigas, reiterar el agradecimiento por vuestra colaboración, por vuestra presencia, por haberos dejado oír y, por encima de todo, por vuestro ejemplar comportamiento durante todo este acto.

Nos vemos en la próxima movilización, la fuerza está en la unión.

SI LUCHAMOS,

PODEMOS PERDER,

SI NO LO HACEMOS,

ESTAMOS PERDIDOS.

JUNTOS PODEMOS!

En Ciudad Real a 19 de mayo de 2008.