Un Policía Local en Estado Muy Grave tras ser Agredido por Manteros.

72

ALICANTE

Los vendedores golpearon a dos agentes, y las investigaciones se han saldado con un detenido

Un agente de la Policía Local de Alicante se encuentra hospitalizado en estado muy grave tras ser agredido por un grupo de manteros la noche del viernes en el paseo de la Explanada. “Está en la UCI, sedado y con ventilación asistida”, aseveró el concejal de Seguridad, Juan Seva. En la trifulca también resultó herido un segundo agente, aunque éste, tras ser hospitalizado, fue dada de alta.

El policía herido más grave, un agente de paisano, recibió un golpe en la cabeza, al parecer con una silla, durante el altercado que le causó un fuerte traumatismo y un derrame cerebral.

Los hechos, según el edil Seva, ocurrieron al filo de las 23.00 del viernes en la Explanada, a la altura de la confluencia con la Rambla Méndez Núñez. Los dos agentes se acercaron un grupo de vendedores ambulantes (una docena de personas, ciudadanos de países subsaharianos) para identificarlos. Los manteros, según el concejal, comenzaron a agredir a los policías con sillas e incluso con una barra de hierro. Tras la agresión huyeron del lugar.

La policía sólo ha logrado detener a uno de los participantes en la agresión, pero no al autor material del golpe al agente.

“Sillas volando”

Los vendedores de los puestos de artesanía instalados en el lugar de los hechos, declinaron ayer comentar la pelea. “No vi nada. Solo a los policías caídos en el suelo”, dijo uno de ellos. “Eran todos negros, quizás senegaleses o nigerianos”, añadió. “Yo no vi nada, solo sillas que volaban por el aire”, comentó otro vendedor ambulante de la zona.

Estos vendedores apuntaron a que el origen de la agresión de los manteros, cuya reacción habitual al ver llegar a los policías es salir corriendo, podría ser un posible conflicto anterior del policía herido con los inmigrantes africanos.

Este periódico intentó ayer contactar sin éxito con la asociación de inmigrantes senegaleses en Alicante. El paseo de la Explanada y su continuación a través de la playa de El Postiguet, escenario que todos los fines de semanas se encuentra repleto de vendedores inmigrantes, estaba expedito. Ni un mantero y sí un amplio despliegue policial en busca del agresor del agente.