POLICÍA LOCAL GRANADA: ABSUELVEN A VENDEDOR AMBULANTE DE AGRESIÓN Y CONDENAN A POLICÍA LOCAL POR LESIONES

12

http://www.ideal.es/granada/20131019/local/granada/absuelven-granada-vendedor-ambulante-201310191226.html

Granada, 19 oct (EFE).- La Audiencia de Granada ha absuelto a un vendedor ambulante senegalés acusado de un delito de resistencia a la autoridad y dos faltas de lesiones causadas a los policías que procedieron a su detención, y ha condenado a uno de los agentes al pago de una multa por una falta de lesiones.

Según la sentencia, la Audiencia de Granada ha absuelto a Cheikh A.S., un vendedor ambulante que trabajaba en Granada, al considerar que no ha quedado probado que las lesiones presentadas por varios agentes de la Policía Local de Granada respondieran a una agresión suya.
Los hechos tuvieron lugar sobre las 13.00 horas del 25 de mayo de 2010, cuando el senegalés se encontraba junto al Puente Romano de la capital granadina ejerciendo la venta ambulante no autorizada de productos falsificados y fue sorprendido por cuatro agentes de policía local acusados de una falta de lesiones.
Cuando dos de los agentes se dirigieron a Cheikh para identificarle, el vendedor salió corriendo “empujando con violencia a los agentes” que cayeron al suelo, lo que les provocó lesiones en una rodilla y en la mano y que requirieron dos y una semana para curar.
Durante el juicio, celebrado este mes en la Audiencia de Granada, la Fiscalía retiró los cargos contra los cuatro agentes, para los que inicialmente solicitó el pago de una multa de 360 euros por las lesiones provocadas al vendedor ambulante.
Cheikh declaró que en su intento de marcharse, chocó contra uno de los agentes y que, mientras lo detenían y ya con las esposas puestas en una de sus muñecas, recibió golpes en el abdomen y la cara.

La sentencia ha condenado además a uno de los agentes, Oscar G.G., al pago de una multa de 200 euros por una falta de lesiones más las costas del juicio, al considerar que fue “innecesario” el golpe en el abdomen que propinó a Cheikh, mientras absuelve a sus compañeros al considerar que no queda claro quién protagonizó cada uno de los golpes repartidos ese mediodía.

La Fiscalía solicitó para el vendedor ambulante nueve meses de cárcel y una multa de 720 euros por un delito de resistencia a la autoridad y dos faltas de lesiones, mientras su defensa pidió tres años de cárcel para los policías por un delito de amenazas y otros seis por torturas.