PAGA EXTRA | El Gobierno Central denuncia al Ayuntamiento de Pontevedra por dar la paga extra camuflada en un plus

68
  • La demanda reclama que los funcionarios devuelvan el dinero cobrado
  • El alcalde se reafirma en su rebeldía y acarreará ‘con las consecuencias’

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/12/07/espana/1354910059.html

El Ayuntamiento de Pontevedra se enfrenta a una demanda judicial por haber desobedecido al Gobierno central y buscado subterfugios legales para abonar a los funcionarios legales la paga extra de Navidad suprimida por decreto para todos los trabajadores públicos.

El Gobierno local pontevedrés disfrazó la paga extra de Navidad como complemento de productividad y lo abonó a 474 trabajadores, entre los que incluyen funcionarios de la Administración local y personal laboral. Ahora estos trabajadores que ya recibieron los fondos en su cuenta el 28 de noviembre puede que tengan que devolverlos.

La demanda judicial se presentó a través del delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, que ya había advertido por carta al ayuntamiento pontevedrés que abonando esta extra disfrazada estaba incurriendo en una «infracción del ordenamiento jurídico vigente».

Esta insumisión fue anunciada también por otros ayuntamientos, pero Pontevedra es el único que ha sido denunciado al ser el único que ya hizo efectivo el pago.

A pesar de tal amenaza y de que ahora ya se encuentra en los tribunales, el alcalde de Pontevedra, el nacionalista Miguel Anxo Fernández Lores, no se arrepiente de la medida adoptada. Más lejos de eso, en cuanto tuvo conocimiento de la demanda se reafirmó en esta política de rebeldía e insumisión adoptada y señaló que ya en su momento la adoptó consciente de que podría ocasionarle alguna dificultad.

El regidor aseguró que si se deriva algún tipo de problema acarrearán «con las consecuencias» y recordó que cuando se adoptó la decisión se hizo tras «consultar a todos los sectores y todos están de acuerdo, empresariales, comerciales y sindicales» y consultados los servicios jurídicos del ayuntamiento.

La decisión la adoptó el Gobierno Bipartito BNG-PSOE y se acordó en Pleno con los votos a favor de los partidos gobernantes y una división en el voto del PP, que se repartió entre los votos contrarios y la abstención.

El portavoz de los ‘populares’, Jacobo Moreira, ya le indicó en aquel Pleno al alcalde que había un informe del servicio municipal de Intervención que le advertía de que esta insumisión podría suponer un fraude de ley. Este viernes, tras conocer la demanda presentada por el Gobierno centra, le ha recordado que «la ley está para cumplirla» y le ha acusado de «hacer una política populista».

Devolver una paga ya cobrada

La demanda del delegado del Gobierno reclama que los funcionarios municipales devuelvan la paga cobrada en forma de plus de productividad, una posibilidad que fue muy mal recibida por los trabajadores, de los que tan sólo uno (del que no ha trascendido su identidad) se negó a percibir el plus.

Los trabajadores cobraron lo correspondiente a un 85% de un salario mensual. Al conocer que si el recurso del Gobierno prospera y hay posibilidad de que tengan que devolver el dinero, la sección sindical de CCOO ha respondido duramente al Gobierno y, en especial, al Grupo Municipal del PP, al que acusa de realizar una «vergonzosa la campaña continuada en el tiempo contra los trabajadores del Ayuntamiento».

El representante sindical Antonio Millares considera que «la actuación del PP y especialmente de Jacobo Moreira anunciando la presentación de un recurso al pago de un complemento de productividad a los trabajadores del Ayuntamiento supera todos los límites de la ética política«.

El representante de CCOO afirma que los sueldos de los trabajadores del Concello pontevedrés están muy por debajo de la media gallega y eso permite que las arcas municipales cuenten con una buena economía. Para abonar este plus el pleno de Pontevedra aprobó el 30 de octubreuna modificación presupuestaria de 1.383.725 euros.

Advertencias reiteradas del Gobierno

El Gobierno local hizo caso omiso a las reiteradas advertencias por parte del gobierno que preside Mariano Rajoy, que precisamente es natural de este mismo municipio. En las advertencias estatales se ha avisado por activa y por pasiva que no se iba a tolerar ningún tipo de insumisióncon el decreto, del pasado julio, por el que se suprimió la extra de diciembre del 2012 para todo el personal del sector público.

La fórmula empleada por el equipo BNG-PSOE presidido por el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, fue encubrir la paga en un plus de productividad, justificado con la realización de horas extraordinarias por parte de los trabajadores entre los días 15 y 30 de octubre.

La última advertencia del Gobierno fue el envío por parte de la Delegación en Galicia de un requerimiento «para corregir la irregularidad», pero también fue ignorado por el alcalde Fernández Lores.