POLICÍA LOCAL TOLEDO: EL CAMBIO DE GESTIÓN DE LA ORA SE INICIÓ AYER SIN SERVICIO DE GRUA

26
Los agentes de la Policía Local solo pudieron realizar actas de inmovilización. Dornier se ha llevado sus grúas y la nueva empresa encargada del servicio, Eysa, no disponía ayer de ese tipo de vehículos
El día de ayer fue favorable a los infractores. El traspaso de competencias entre Dornier, la anterior adjudicataria del control de la ORA y del servicio de grúa, y Eysa, la nueva responsable, dejó algunas lagunas importantes, como fue que la ciudad no dispuso de grúas en todo el primer día de aplicación del nuevo contrato.

Desde primera hora de la mañana las consecuencias se dejaron notar. Varios vehículos estacionados en el paseo de San Eugenio, en una zona reservada para el aparcamiento de los autobuses escolares de los dos centros que hay en la zona (Greco y Azarquiel), no pudieron ser retirados pese a estar mal estacionados. Los requerimientos de los agentes de la Policía Local al servicio de grúa cayeron en saco roto, puesto que la empresa Eysa no tenía en la jornada de ayer ningún vehículo para proceder a la retirada de coches.

La situación en el paseo de San Eugenio degeneró en importantes retenciones de tráfico en esa zona, ya que los autobuses escolares tuvieron que efectuar su descarga, en la mayor parte de los casos, invadiendo la calzada.

La ausencia de grúas se alargó hasta el cierre de la edición de este periódico, provocando que durante todo el día no se pudieran retirar vehículos aunque estuvieran mal estacionados, ocupando vados o en plazas de reservadas para minusválidos.

La situación llegó hasta el punto que algunos vehículos que tendrían que haber sido retirados por la grúa y trasladados a depósito (como que un ciudadano condujera sin carné en vigor), quedaron inmovilizados en la zona; solo pudiendo tramitarse el acta de inmovilización del vehículo, y no su retirada por la grúa o su custodia en depósito.

La diferencia es sustancial, tanto para el bolsillo del infractor como para las arcas municipales. Y es que, un acta de inmovilización de  vehículos, según consta en la ordenanza que regula la ORA y el servicio de grúa, tiene un coste de 36 euros si se trata de un turismo, y de 95,78 euros si es un camión o un autobús.

La inmovilización sin grúa incluye que te coloquen un cepo, algo que por otro lado en Toledo es imposible, puesto que no se cuenta con ese tipo de elementos. Por lo que ayer únicamente se tramitó la sanción, sin tener elementos para garantizar que no se moviera el vehículo.

Por su parte, la retirada del coche por la grúa lleva un coste de 136,45 euros, a los que hay que sumar 0,94 céntimos en concepto de depósito por cada hora o fracción de permanencia a  partir de 2 horas después del momento de retirada.

Estas  tarifas  se  pueden cobrar  reducidas en un 50% cuando iniciados los trabajos y enganchado  el vehículo, el propietario solicite  su devolución y abone en el acto la mitad del importe. Pero ayer fue mejor que eso, ya que no se pudo realizar la retirada de vehículos de la vía pública durante todo el día. Carta blanca a costa del traspaso de la gestión del servicio.